9 chamarras que no pueden faltar en tu clóset esta temporada
Cómo usar 5 labiales extravagantes y no morir en el intento

Prison Art, los accesorios exclusivos hechos en México

Prison Art, los accesorios exclusivos hechos en México
Fuente Imagen: Facebook Prision Art
Compártelo:
Puntuación: 4.5 en 4 votaciones
-
G Arias

Han pasado poco más de cinco años desde que el empresario Jorge Cueto, enfrentó una acusación que lo llevó a estar a la prisión de Puente Grande, Jalisco, un complejo penitenciario de cinco módulos con cerca de 12 mil reos.

Ahí, en medio del hacinamiento, la corrupción y condiciones de higiene precarias, surgió uno de los proyectos mexicanos más destacados de los últimos años: el diseño y manufactura de bolsos exclusivos, que además abrir las puertas a que los reos tengan una oportunidad real de ganarse la vida de manera incluyente, creativa y justa, Una idea que sale de la cárcel y va a la moda exclusiva.

 

Moda Alternativa

moda de prisión Fuente Imagen: Facebook Prison Art

Con un catálogo extenso de bolsas, billeteras, cinturones entre otros accesorios, está marca ofrece, además de diseños exclusivos, la posibilidad de ser parte de una compra con causa, ya que al adquirir uno de sus artículos, parte de los recursos económicos son destinados a la paga de los artesanos expertos en el manejo de piel y por supuesto, de los tatuares que realizan las ilustraciones, lo que representa una alternativa a para que las personas que se encuentran presas, logren ganarse la vida y sostener a sus familias con ingresos que van de los siete mil a los catorce mil pesos mensuales.

 

Marca Prison Art

Fuente Imagen:Facebook Prison Art Fuente Imagen Facebook Prison Art

La consolidación de la marca, se dio gracias a esfuerzos del empresario, que en conjunto con la Universidad Iberoamericana, dieron origen al Proyecto de Arte Carcelario y al registro de la marca Prison Art.

El éxito de la marca se debe también a que es una galería de arte que se distingue por tener diseños únicos, elaborados a mano con una calidad impecable que pone en movimiento la economía dentro de las cárceles, con lo que se fomenta la oferta laboral de otros centros penitenciarios. Pero como en todo, hay condiciones para que las personas interesadas puedan formar parte del proyecto:

  1. No consumir drogas.
  2.  Acudir a las charlas de desintoxicación de la prisión.
  3. Aceptar que la mitad de los ingresos que les genere su trabajo con Prison Art, lo destinen para el sustento de sus familias.

 

Modo de trabajo

Fuente Imagen: Facebook Prison Art Fuente Imagen: Facebook Prison Art

El proceso para de creación de bolsas y accesorios de lujo no sólo implica la labor artesanal, sino un esfuerzo real de formación integral paras quienes, por diversos motivos, se encuentren presos pues tener la experiencia de ganarse la vida sin tener el estigma de haber pasado por prisión, es uno de los obstáculos para su reinserción social.

Es por ello que las personas que se desempeñan como tatuadores de cuero y para los que confeccionan los artículos de la marca, mantienen un elevado índice de mejorar sus condiciones de vida como artistas y/o artesanos.

Los primeros pasos para la evolución de la empresa contó con la participación de diseñadores de moda de Guadalajara, que a su vez le ayudo a abrir su primera tienda física en San Miguel de Allende, para posteriormente abrir otras en Playa del Carmen, el aeropuerto de Cancún y el Centro Histórico de la Ciudad de México hasta llegar a se debe a la participación de otros diseñadores de moda A los cuatro modelos de bolsa iniciales, se le sumaron otros cinco patrones nuevos elaborados por diseñadores de moda de Guadalajara.

Fuente Imagen: Facebook Prison Art Fuente Imagen: Facebook Prison Art

Y de ahí, el gran salto: abrieron la primera tienda en San Miguel de Allende, donde especialmente a los turistas canadienses y estadounidenses el concepto de ‘arte carcelario’ les llamó poderosamente la atención, y luego más locales en Playa del Carmen y en el aeropuerto de Cancún, en Quintana Roo, y en el centro histórico de la Ciudad de México.

Prison Art cuenta con el trabajo de 200 hombres y mujeres para la manufactura de los artículos, además de impartir talleres especiales para exinternos dentro de la sucursal de Masaryk, en Polanco.

 

}); });