10 galanes noventeros y cómo se ven hoy en día
Los mejores estilos de tacones para vestir en la oficina

Aprende a saber qué tipo de piel tienes y cómo cuidarla

Aprende a saber qué tipo de piel tienes y cómo cuidarla
Fuente imagen: teMaquillo.com
Compártelo:
Puntuación: 0 en 0 votaciones
-
Alma Rico

Seguramente, como yo, tienes una vaga idea de cómo cuidar tu piel y crees que con lavarla e hidratarla es suficiente. Sin embargo para poder cuidarla correctamente es importante saber de qué tipo es: ¿normal, seca, muy seca, grasa, mixta, sensible o madura? ¡Qué dilema!

Y determinarlo no siempre es fácil, ya que cada piel es un mundo. Así, entonces, resulta fundamental estar atenta a las condiciones en las que se encuentra tu piel en cada momento para que puedas darle aquello que necesita, lo cual no es tan complejo como parece. De hecho, es lo que hacemos a diario, por ejemplo, con nuestra alimentación.

Además, tu piel no siempre es la misma: va cambiando con el tiempo, con los años, las estaciones, el ritmo de vida, el estado de ánimo. Todo puede influir en el comportamiento de tu piel, desde la contaminación a la que estás expuesta a diario hasta la franja de edad en la que te encuentres.

Por ello, determinar cuál es tu tipo de piel te permitirá tratarla de forma adecuada, buscar los productos que mejor se adecuen a tus necesidades y,  por tanto, conservarla durante años sana y a salvo de las agresiones de la vida actual.

 

1.- PIEL SECA

Cambio de una piel seca Fuente imagen: plumaslibres

Al carecer de hidratación y lípidos (grasa), la piel seca es menos elástica, más rígida y, en muchas ocasiones, tiende a picar. Presenta un aspecto áspero y descamado. Es susceptible a los factores ambientales externos, de ahí que suela reaccionar irritándose.

Consejos para cuidarla:

  • Ayúdala desde el interior siguiendo una dieta saludable y bebiendo 2 litros de agua al día.
  • Utiliza siempre cremas de día con factor de protección solar para protegerla de la radiación UV.
  • Los sérums son el complemento perfecto para tu crema hidratante.
  • Elige productos de cuidado enriquecidos con aceites naturales: aliviaran y relajaran tu piel.

 

2.- PIEL GRASA

Fuente imagen: yasalud Fuente imagen: yasalud

Se caracteriza por tener poros de gran tamaño y brillar mucho. Al producir más sebo del necesario, la aparición de granos y espinillas resulta inevitable. Entre las causas están la predisposición genética, el estrés y los cambios o desequilibrios hormonales.

Consejos para cuidarla:

  • Utiliza productos especiales anti-bacterianos para la limpieza.
  • Opta por soluciones micelares, así como jabones en mousse o en gel para desmaquillar y limpiar tu rostro. Evita las barras, ya que tienden a resecar mucho la piel.
  • Para la hidratación privilegia las cremas ligeras en gel o más fluidas
  • Elige productos de cuidado que sean libres de aceites.

 

3.- PIEL MIXTA

Fuente imagen: Say Trend Fuente imagen: Say Trend

Es la combinación de dos tipos de piel: normal o seca y grasa, es decir, presenta zonas normales/secas y otras grasas. Por lo regular, la zona T (frente, nariz y barbilla) presenta un aspecto brillante y tiende a desarrollar pequeñas impurezas. Mientras que la zona de las mejillas es entre normal y seca.

Consejos para cuidarla:

  • Limpia tu piel en profundidad antes de aplicar los productos de cuidado facial.
  • Utiliza agua tibia en lugar de agua muy caliente o muy fría.
  • Utiliza siempre productos para piel mixta.
  • La cantidad del tamaño de una avellana es suficiente, al aplicar tu crema hidratante.

 

4.- PIEL NORMAL

Piel normal Fuente imagen: Blog Colegiatura de Cosmetología

Se trata de una piel luminosa, suave, con poros finos y tono rosado. La zona T puede ser un poco grasa, pero en general el sebo y la hidratación están en equilibrio, es decir, la piel no es ni demasiado grasa ni demasiado seca.

Consejos para cuidarla:

  • Los cuidados regulares de día y de noche mantienen tu piel fresca.
  • Una exfoliación suave, una o dos veces por semana, elimina las impurezas y las células de piel muerta.
  • Si aplicas la crema facial con un suave masaje, estimularás la circulación.
  • Cuida tus ojos con una crema específica para el contorno y consigue una mirada radiante.

 

5.- PIEL SENSIBLE

Piel naranja Fuente imagen: Never stop making up

Este tipo de piel es muy susceptible a factores externos como el estrés, el aire reseco de la calefacción e inclusive la luz UV. Si la piel pierde su equilibrio comenzarás a sentirla rígida, te picará y se enrojecerá. Necesita cuidados especiales que le proporcionen alivio y, al mismo tiempo, refuerce su barrera de protección natural y la ayude a ser más resistente.

Consejos para cuidarla:

  • Utiliza siempre productos para piel sensible.
  • Elige una crema hidratante que proteja tu piel de los factores ambientales nocivos.
  • Después de limpiar tu rostro, seca tu piel con una toalla dando suaves toques sobre ella. Evita frotar con fuerza.
  • Utiliza productos sin perfumes.

 

Es importante considerar que una misma persona puede tener distintos tipos de piel no sólo en un área pequeña como el rostro, sino también mostrar esta diversidad en el resto de su cuerpo. Por ello si tienes dudas, aún después de leer este artículo, puedes realizar el test que L’Oréal Paris te ofrece haciendo clic Aquí .

}); });